Mi escuela dominica

Hoy cierra el Convento de la Madre de Dios de Huéscar. Mi pueblo. Un convento de clausura femenina que acoge su última misa después de 443 años de oración contemplativa según el carisma femenino de la Orden de Predicadores.

Desde la terraza de mi casa me crié viendo dos cosas: el icónico mosaico de azulejos del Nitrato de Chile y el convento de la monjas dominicas. A ellas, a las monjas, viéndolas poco, como exige la clausura. Detrás de la reja y en contadas ocasiones haciendo ejercicio en la cubierta del monasterio. De vez en cuando en el mercado de los jueves. Y nada más. Continúa leyendo Mi escuela dominica

esos pastores hispanoamericanos #sosNicaragua

Lo de Nicaragua clama al cielo. Con un país en estado de excepción. Con decenas de muertos por una acción represiva inmisericorde. Con complicidad asesina de los vecinos bolivarianos que se proclaman hermanos. Con una indiferencia global porque en un país pobre los muertos son diferentes. Con respuestas campanudas, tardías e inoperantes de organismos internacionales. Sin apenas presión de Estados Unidos, ni de la Unión Europea. Tampoco de España, donde tanto pregonamos los lazos espirituales de la Hispanidad. Nada. Nadie. Sólo la Iglesia y sus pastores. El valiente obispo Báez y sus hermanos en el episcopado. Confirmados por la voz del Papa a través del nuncio apostólico. Y delante de ellos, Jesús Sacramentado.

Continúa leyendo esos pastores hispanoamericanos #sosNicaragua

virtud y liderazgo

Cuando presentamos el miércoles pasado la edición española de la biografía de Hildegarda Burjan en el Congreso de los Diputados de Madrid; estábamos a punto de asistir a la primera caída de un gobierno español usando el mecanismo de la moción de censura. El título de la obra, en aque lugar y con asistencia de varios diputados, fue realmente muy oportuno: “la conciencia del parlamento“.

De entre lo mucho (y bueno) que se habló de Hildegarda como judía conversa al catolicismo, parlamentaria y fundadora además de los roles supuestos de su sexo como madre y esposa; se trató su estilo de liderazgo. Y la conexión de este con las virtudes cardinales. Son tres los principios que Burjan aplicó magistralmente y que son esenciales en cualquier puesto de dirección:

  • Priorizar. No todo es igualmente importante ni al mismo tiempo. Además, los recursos son escasos. La falta de priorización en la gestión tiene dos efectos inmediatos: la pérdida de eficacia (incumplimiento de objetivos) y/o la pérdida de eficiencia (mala distribución de recursos).
  • Delegar. Para distribuir trabajo, pero sobre todo para distribuir responsabilidad. No buscando suboordinados sino creando colaboradores. Este principio tiene mucho que ver con el desarrollo personal y carrera del equipo.
  • Planificar. El plan es la piedra angular de la gestión. Para proyectar el futuro con la perspectiva del presente. Pero el plan está lejos de ser una hoja de ruta a seguir de forma exhaustiva. Sirve para asignar recursos y raramente se cumple. Los planes están para hacerse y corregirse. No para cumplirse.

Más sobre Burjan: https://eldebatedehoy.es/cultura/hildegarda-burjan/

IMG_4961.JPG